diumenge, 30 de gener de 2011

A todos los barcos del mar y a todos los puertos de
escala. A mi familia y a todos los amigos y extraños. Esto
es un mensaje y una plegaria. El mensaje es que mis viajes
me enseñaron una gran verdad. Ya tenía lo que todos
buscan y muy pocos encuentran: La única persona en el
mundo a quien estaba destinado a amar. Una persona
como yo, de Outer Banks y el misterioso Atlántico azul.
Una persona rica en sencillos tesoros hecha a sí misma,
autodidacta. Un puerto donde siempre estoy en casa. Y
ningún huracán, ningún problema, ni siquiera una pequeña
muerte, podrá derribar esa casa. La plegaria es para que
todos puedan conocer este tipo de amor y puedan curarse
con él. Si se escucha mi plegaria, desaparecerán todas las
culpas y todos los pesares y se acabará toda la ira.


Nicholas Sparks- Mensaje en una botella

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada